Selecciona acá para volver al inicio

Libro IV

Libro Cuarto Entrada del Museo Mitológico

El Museo Mitológico de Capiatá

Capiatá, km 19.

Como todas las mañanas desde hace veinte años, tempranito, el Museo Mitológico “Ramón Elías” abre sus puertas sobre la Ruta nº 2, justo a la altura del km 19, donde –se puede decir así–  comienza Capiatá. Brillante carta de presentación para la ciudad este museo que hoy lleva el nombre de su creador, el incansable profesor Ramón Elías.

Muchos años de trabajo, sacrificios y recorridos por todo el país fue el costo que don Elías pagó para recopilar, recuperar y restaurar valiosísimas piezas del arte jesuítico y franciscano; documentos, fotografías y armas de la Guerra Grande y de la Guerra del Chaco.

En sus andanzas por el interior, apoyado siempre por su esposa, Elsa Céspedes, hoy a cargo del Museo, don Ramón tuvo la oportunidad de conversar con personas que le fueron transmitiendo sus conocimientos acerca de los mitos y leyendas del Paraguay. Su curiosidad innata hizo el resto. Fue averiguando e indagando hasta formar en su rica imaginación la imagen de los “monstruos” (como él los llamaba) de aquellas historias. Como carecían de imagen él se propuso construirles una.

Así fue como comenzó a tallar en la madera de nuestra tierra imágenes que representaban fielmente los fantásticos relatos que fue escuchando en los distintos rincones del país. Uno a uno fueron apareciendo mbói tui, ao ao, jasy  jatere, pombéro, teju jagua, mala visión, tupã y tantos otros.

Don Ramón no sólo era profesor e investigador de nuestro pasado, sino que también estaba profundamente arraigado en la vida social y cultural de su pueblo.

 En la faz deportiva, fue jugador de básquetbol en la selección de Capiatá, jugador de fútbol en la primera división, presidente de un club, animador de los corsos asuncenos con bellas carrozas que mostraban su inagotable creatividad...

Arriero porte con sus vecinos y con quien necesitara de su ayuda. Amigo del brillante antropólogo León Cadogan quien lo alentaba a seguir adelante, don Ramón Elías no cejaba en sus esfuerzos por recuperar la memoria del Paraguay, la histórica y aquella que forma nuestro inconsciente colectivo.

Nunca recibió ayuda oficial para su tarea, tampoco la pretendió.

El realizaba su trabajo a pura conciencia.

Cuando las piezas reunidas eran tantas que ya no pudo guardarlas en su casa pensó en crear un sitio acorde para su conservación. Un sitio donde no sólo él pudiera apreciarlas sino que fueran útiles a la sociedad. Aunque nadie lo sabía él ya se había formado una idea bien clara de cómo sería el lugar donde ubicaría las tallas propias y aquellas piezas históricas.

Imagen del mboi tui (serpiente loro)Quería una casa tradicional pero no quería levantarla con materiales actuales. Su idea era otra. Así fue como comenzó a recorrer las demoliciones de las casas coloniales en todo el país. Recuperaba de allí las tejas, los horcones, las vigas, las tejuelas, los ladrillones, las aberturas, las rejas. Fue una dura tarea de acumulación y una inversión enorme y costosa. A medida que pasaba el tiempo la tarea se le iba simplificando, pues como su interés era conocido en vastos lugares, cuando había ese tipo de demoliciones lo llamaban y la gente se acercaba a ofrecerle materiales. Su empeño era construir una casa tradicional con los materiales de otras casas tradicionales que lamentablemente iban desapareciendo.

Doña Elsa comenta con orgullo que el museo y la casa donde hoy vive fueron levantados completamente con materiales antiguos, originales. No hay  nada de hoy excepto la mano de obra.

El Yacy Yateré Esta casa es una re-construcción. En esta casa conviven varias casas de la época colonial. Mucho tiempo llevó a don Ramón Elías construirla. Juntar cada elemento de los que él había imaginado y anexar otros que se le fueron presentando por el camino. Las obras fueron dirigidos por él mismo y la casa se levantó en base a su propio diseño.

Recién en 1979 fue inaugurado el Museo tal como hoy se lo ve.

Sólo dos años después, en un desgraciado accidente automovilístico, fallecía el creador.

Dejaba tras de sí un trabajo y una historia de vida incomparables. Las figuras de algunos de los mitos por él tallados se transformarían en la imagen “oficial”, por decirlo de alguna manera, de aquellos monstruos. Artesanos de todo el país adoptaron los rasgos creados por don Ramón Elías y multiplicaron su obra. Monstruos como el ao ao, el kurupi, el pombéro, el jasy jatere, el luisõ, el mbói tui y el moñái encontraron su figura definitiva y se han multiplicado con la forma que les diera don Elías.

El Museo es un legado invalorable.

Además de las tallas propias, numerosas imágenes hechas por los franciscanos y los jesuitas, perfectamente datadas se encuentran allí para admiración y deleite de los visitantes. Fotografías y armas de la guerra del Chaco. Elementos de la vida cotidiana de la época colonial. Documentos de la Guerra de la Triple Alianza. Todo en esa casa tan especial que el profesor dejara para la posteridad.

Hoy en día, doña Elsa Céspedes dirige el Museo con el mismo amor con que lo hacía el profesor. El cariño de sus nietos y nietas rodea la casona del km 19: puerta de una pujante ciudad.

El Museo sigue brindando satisfacciones a sus dueños aunque a veces se haga difícil su mantenimiento, sobre todo teniendo en cuenta que aquí no se cobra entrada a nadie.

Un emprendimiento privado alejado del egoísmo que a veces parece regar todos nuestros ámbitos. Un emprendimiento que, sin mezquindades, con veinte años de vida y otros tanto de trabajo anterior, es el único en su tipo en todo el país.  

Imágenes religiosas que se encuentran en el museo.Imágenes religiosas que se encuentran en el museo.

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 Principal Libro I Libro II Libro II (Cont.) Libro II (Cont.) Libro III Libro IV Libro V

Libro I | Libro II | Libro II (Cont.) | Libro II (Cont.) | Libro III | Libro IV | Libro V

La Espuma | Mitología Guaraní


 


 Los textos acá colocados son en su gran mayoría de dominio público y/o sus autores han autorizado su colocación. Algunos fragmentos de obras comerciales pueden estar presentes con fines educativos. El respeto al derecho de autor es una parte central de la actividad literaria. Si alguien considera que se vulneran sus derechos o que se hace uso inadecuado de algún contenido o material, favor contáctarnos para retirarlo de inmediato.
Actualmente hay 178 usuarios conectados en BibliotecasVirtuales.com
 
Ciudades Virtuales Latinas - CIVILA.com y Educar.org (cc) 1996 - 2013
Contenidos distribuidos bajo una
Licencia de Creative Commons.
Licensia de Creative Commons